Inicio

El condecorado General de División Jesús Gutiérrez Rebollo, fue nombrado director del Instituto Nacional de Combate a las Drogas durante el gobierno del ex presidente Ernesto Zedillo, conociéndole como el Zar Antidrogas mexicano.

Cumpliendo con su asignación, se encontraba investigando presuntos vínculos del cártel de los Amezcua, los cuales estaría relacionados a la familia política del Presidente de México.

Tras realizar un decomiso de 12 millones de dólares, fue traicionado por el entonces Secretario de la Defensa Nacional, deteniéndolo por presunto enriquecimiento ilícito, delincuencia organizada y acopio de armas, con base en el testimonio de un testigo anónimo.

Tiempo después y luego del asesinato de su chofer, el supuesto testigo se retractó de las acusaciones en contra del General, declarando que había actuado de esa manera por que habían secuestrado a su esposa e hijos.

El General Gutiérrez Rebollo fue llevado a la prisión de Almoloya de Juárez y durante su estancia fue absuelto de 12 de los 14 procesos penales.

Durante este tiempo la salud del General desmejoró. A su salida de prisión en 2011, fue internado en el Hospital Central Militar, por complicaciones del cáncer que padecía, junto con la diabetes y otras enfermedades cardiorespiratorias.

Finalmente perdió la vida el 19 de diciembre de 2013, siendo una de sus últimas voluntades, la creación de una fundación que defendiera al personal militar para que nunca más, ningún soldado tuviera que pasar por la misma situación.

Video Columnas